Make your own free website on Tripod.com

TESIS DEL PARTIDO COMUNISTA DE COLOMBIA - MAOISTA, PCC-M, SOBRE LA SOCIEDAD COLOMBIANA CONTEMPORANEA Y LA REVOLUCION DE NUEVA DEMOCRACIA

Primera Tesis: El origen de la sociedad colombiana

La sociedad colombiana contemporánea es producto de: a) El feudalismo caduco proveniente de la España del siglo XVI, impuesto sobre la sociedad de comunidad primitiva de carácter gentilicio y sus instituciones. El dominio del imperio español desarrolló la sociedad colonial, feudal, esclavista y mercantil, al servicio de los intereses extranjeros y de las clases dominantes. b) El capital mercantil creado por los colonialistas, fue un elemento de descomposición del feudalismo existente en esa época y de la economía natural de la comunidad primitiva e impuso el esclavismo; posteriormente en el siglo XIX con la dominación de Inglaterra la descomposición de la sociedad colonial, feudal, esclavista y mercantil dio lugar al semifeudalismo. c) El capital mercantil desde el periodo colonial se expresó como capital comercial y como capital comprador centrado en la esfera del comercio de exportaciones de metales preciosos a cambio de mercaderías españolas e inglesas. d) El capital comprador proveniente de la sociedad colonial se desarrolló sujeto al capital inglés en el siglo XIX y es parte componente del capitalismo burocrático desde finales del siglo XIX hasta hoy. e) El capitalismo burocrático surgido a finales del siglo XIX fue creado por el imperialismo norteamericano y desenvuelto sobre el semifeudalismo subsistente, está compuesto por el capital monopolista estatal, el capital monopolista privado, los dineros y capitales de los terratenientes, estrechamente ligados al capital financiero imperialista y f) El dominio de la nación durante más de 500 años por los imperios coloniales español e ingles y hoy principalmente por el imperialismo norteamericano, pasando de colonia a semicolonia y desde 1945 como neocolonia.

Segunda Tesis: El tipo de capitalismo en Colombia

En la sociedad colombiana contemporánea se desenvuelve un capitalismo que no es el clásico "tipo europeo" sino uno particular, propio de las naciones oprimidas. Es un capitalismo tardío, en términos históricos, pues surgió después del desarrollado en Europa en el siglo XVI y en los EU y Japón en el siglo XIX, siendo el último modo de producción que aparece en América Latina y representa lo "moderno" con respecto a los modos de producción previos. Lo fundamental es que ese capitalismo denominado como capitalismo burocrático fue creado por el imperialismo ligado al semifeudalismo. En la revolución de Nueva Democracia la confiscación del capitalismo burocrático es la base material para la construcción de la sociedad socialista.

En la sociedad colombiana contemporánea, el imperialismo norteamericano creó un capitalismo burocrático con un mercado interior desarticulado y desarrollo desigual. Así, la industria, el comercio, las finanzas, el transporte, las comunicaciones y la agricultura comercial son de carácter capitalista. El capitalismo burocrático en su desenvolvimiento ha estado ligado a formas de explotación semifeudales, en la etapa de surgimiento estuvo subordinado al semifeudalismo, después de 1960 entró a orientar la economía colombiana.

En 1998 la participación de la industria, comercio, finanzas, transporte y comunicaciones, fue del 54% del PIB, mientras que en el sector agropecuario fue del orden del 20%, la transformación de sociedad rural a urbana ha llevado a que exista una población del 72.5 % en las ciudades, el hecho de que el capital industrial y especulativo sea más importante que el capital comercial y usurero, demuestra que la sociedad colombiana contemporánea se ha desenvuelto en sentido capitalista. Sin embargo, este desarrollo no ha logrado acabar con las trabas semifeudales que son parte de las tareas democráticas y nacionales de la revolución colombiana.

Tercera Tesis: Las etapas del capitalismo burocrático

El capitalismo burocrático ha pasado en su desenvolvimiento por tres etapas: inicio y desarrollo (1.895 a 1958), profundización (1958 a 1985) y crisis general (1985 hasta hoy), aunque siempre ha tenido crisis periódicas, es a partir de 1985 que ha entrado en crisis general.

La crisis general del capitalismo burocrático se evidencia en la imposibilidad de las clases dominantes de llegar al nivel de desarrollo y acumulación de los primeros cinco años de la década del 70, ya que la crisis de la deuda externa durante los 80´s y la aplicación de las políticas neoliberales y globalizadoras en los 90´s ha llevado a una grave crisis política, económica y social profundizada por el avance de la guerra civil revolucionaria.

Cuarta Tesis: La fuente principal de acumulación

En la época del imperialismo en los países capitalistas desarrollados, la acumulación de capital se obtiene por medio de: a) La apropiación que hace la burguesía financiera imperialista de una parte de la plusvalía proveniente de las naciones oprimidas, b) El movimiento del capital financiero especulativo (empréstitos, compra de acciones) y c) capital productivo de las grandes industrias monopólicas imperialistas, que es el capital sobre el cual se desarrollan las demás formas de acumulación. El capital financiero imperialista es capital parasitario, en descomposición y especulativo que se levanta sobre una base nacional, productiva e industrial, esto hace que se desarrolle la industria fabril y el capital industrial que supone un desarrollo agrario que no frena sino impulsa el desarrollo de la industria, en especial, la industria pesada y los bienes de capital.

En Colombia, la acumulación de capitales no esta basada principalmente sobre el capital productivo industrial, sino en otras fuentes de acumulación de la gran burguesía, que son el capital especulativo, los órganos de poder y la exportación e importación de mercancías. La industria que existe en Colombia es principalmente productora de bienes de consumo, mientras que la producción de bienes de capital (maquinaria, equipos y elementos químicos) no es lo principal. La existencia del monopolio sobre la tierra es un obstáculo que frena el desarrollo de la industria y de la agricultura capitalista, de la libre movilidad de la tierra, la inversión de capital, la mano de obra asalariada, la ganadería a gran escala y el desarrollo de la investigación técnica y científica. Lo anterior ligado al dominio que el imperialismo norteamericano ejerce sobre nuestro país son los aspectos esenciales para caracterizar la formación económico-social contemporánea colombiana, como Neocolonial, capitalista burocrática con semifeudalismo.

En un país imperialista y/o capitalista desarrollado, el avance de la economía es rápido, producto del dinamismo de las fuerzas productivas (como por ejemplo las nuevas tecnologías), éstas predominan sobre las relaciones de producción hasta que las primeras entran en choque con las segundas dando lugar a la revolución política o a las reformas. En países como Colombia, las fuerzas productivas nacionales y hasta cierto grado las fuerzas productivas capitalistas de la gran burguesía tienen un menor margen para su desarrollo ya que se encuentran encadenadas o frenadas por los intereses del imperialismo y del semifeudalismo, produciendo un desarrollo lento y deformado de la economía que exige constantemente un cambio radical de las relaciones de producción para su liberación.

Lo esencial a definir en Colombia no es que se produce sino cómo se produce, con qué relaciones y cuánto. Teniendo en cuenta lo anterior es el capitalismo burocrático el que orienta la acumulación de la burguesía burocrática en el Estado, el capital monopólico estatal y la burguesía compradora en las relaciones de importación-exportación de mercancía y comercio, el capital monopólico privado vinculadó con los dineros y el capital de la clase terrateniente y estrechamente ligado al capital financiero imperialista.

Quinta Tesis: El semifeudalismo

El semifeudalismo se expresa en formas de producción y explotación no capitalistas ligadas y subordinadas al capitalismo burocrático. La formación económico social colombiana se ha transformado en los últimos 40 años, en donde la base semifeudal se ha removido producto del desarrollo del capitalismo burocrático y del avance de la guerra civil revolucionaria. El semifeudalismo es un sistema que se expresa en una serie de aspectos económicos, políticos e ideológicos y aunque no es predominante en la formación social colombiana subsiste. El semifeudalismo es base social para el dominio del imperialismo norteamericano y la gran burguesía, ambos se benefician de su existencia ya que los provee de mano de obra barata y garantiza el intercambio desigual de valores.

En lo económico se expresa en: la existencia del monopolio sobre la tierra que es utilizado como "alcancía" para garantizar la renta absoluta, la realización de la renta absoluta se da cuando se invierte capital para la producción agrícola y ganadera; también en la subsistencia del minifundio y formas de explotación atrasadas como renta en especie, en trabajo y en dinero; el semifeudalismo además es un elemento que no permite la articulación del mercado.

El monopolio sobre la tierra subordina formas de explotación como aparcería, pequeño arrendamiento, colonos, terrazgueros, minifundio y semiproletariado agrícola. Los grandes terratenientes ejercen control sobre los recursos institucionales como crédito, asistencia técnica, política de fomento, comercialización y mercado exterior.

El semifeudalismo tiene su expresión política en el gamonalismo: los gamonales o clases dominantes regionales son la representación política de los terratenientes y se encuentran en diversas instituciones y órganos de poder del estado. El gamonalismo subordina a las masas campesinas generando opresión política, por ello es un blanco de la revolución de Nueva Democracia. En lo ideológico, el semifeudalismo se expresa en las ideas atrasadas no científicas, la superstición y la supervivencia de estructuras patriarcales, incluso legitimadas por las leyes.

Sexta Tesis: El problema agrario

La esencia del problema agrario en Colombia es el monopolio sobre la tierra, ya que cuarenta mil propietarios controlan el 55.2% de la superficie en predios mayores de doscientas hectáreas mientras que tres millones de campesinos pobres y medio controlan el 4.3% de la superficie en áreas menores de cuatro hectáreas. Mientras exista el monopolio privado sobre la tierra y la renta absoluta que de el proviene será difícil lograr el desarrollo pleno y libre de la agricultura y la ganadería. El monopolio sobre la tierra al impedir la libre inversión de capitales obliga a la utilización del capital usurero, las hipotecas, los arriendos y los créditos.

El sector de agricultura comercial promovido principalmente por una burguesía agraria de origen urbano, burguesía nacional y compradora. En Colombia la vía yunker, es decir, terratenientes que devienen en capitalistas para el impulso de nuevas relaciones de producción y fuerzas productivas en el campo hasta ahora no ha sido como en Europa, ha sido bastante lento por el carácter retrogrado de esa clase social y su transformación no ha sido sustancial para el desarrollo del capitalismo burocrático en el campo. En cambio, esas transformaciones se centraron en la burguesía agraria, hoy en crisis producto de la apertura económica, sin embargo es posible que el imperialismo viabilice la vía yunker en el campo teniendo en cuenta las políticas de las cadenas productivas.

La economía del pequeño y mediano productor es básicamente semifeudal, relacionado con el minifundio, el capital comercial usurero y los créditos onerosos. Las relaciones sociales básicas en la economía del pequeño y mediano productor son de carácter semifeudal. Además de la existencia de una extensa capa de asalariados agrícolas (cosecheros y temporeros), distintos del proletariado rural existentes en la agroindustria como palma africana, banano, flores, café y azúcar. Para 1996 se perdieron cuatro millones de jornales y cuatrocientos cincuenta mil empleos agrícolas.

Actualmente la agricultura comercial se encuentra en una grave crisis debido a las políticas aperturistas del imperialismo y las clases dominantes. La abolición completa de la renta absoluta y del monopolio sobre la tierra solo se puede lograr por la vía revolucionaria de la confiscación, aplicando el principio de "Tierra para quien la trabaja" que además de servirle al campesino pobre, también le sirve a la clase obrera, a la pequeña burguesía urbana y a la burguesía nacional. La destrucción consciente y sistemática de la producción agrícola y ganadera de carácter nacional por parte de los imperialistas y de la gran burguesía, a favor del capital financiero internacional, de los monopolios estatales y privados y los terratenientes esta creando una grave situación alimentaria para las masas populares, pues la ruina de los campesinos por la importación de productos básicos, como arroz, trigo, cebada, maíz, por las fumigaciones, la falta de crédito y el alto valor de los insumos ha obligado al campesino a cultivar solo productos para la exportación (incluyendo coca y amapola). Toda esta situación genera una dependencia económica y política mayor del imperialismo, ya que una nación que no pueda garantizar su alimentación queda a merced de los caprichos e intereses de los imperialistas, como lo han aplicado en países como Irak y Cuba donde han propiciado bloqueos económicos para obligarlos a ceder sus intereses en contra de la nación y el pueblo.

Algunos intelectuales, incluyendo a maoístas, sostienen que el monopolio sobre la tierra y la renta absoluta que de él procede es de carácter capitalista, argumentando que como el capitalismo es el modo predominante en la sociedad colombiana entonces las formas atrasadas de producción como el semifeudalismo son inexistentes o no son importantes. Negando así que el monopolio sobre la tierra se usa en gran parte como "alcancía", no como capital productivo, no como beneficio, sino como prestigio político y que la renta absoluta no impulsa sino frena el capitalismo.

La renta absoluta se obtiene en virtud de la propiedad monopólica privada de la tierra, esta propiedad privada crea un monopolio especial que nada tiene que ver con el modo capitalista de producción. Es un monopolio no capitalista de la propiedad privada de la tierra, es semifeudal.

Otros intelectuales en el que también se incluyen maoístas sostienen que siendo la sociedad semifeudal, lo sustancial es el monopolio sobre la tierra y el capital comercial usurero, considerando secundario el desarrollo del capitalismo burocrático tanto en la ciudad como en el campo, exagerando así el papel del semifeudalismo y obscureciendo el desarrollo capitalista.

Estas dos posiciones son igualmente erradas, la primera porque no diferencia los dos tipos de renta (absoluta y diferencial) y las implicaciones que tiene la existencia del monopolio sobre la tierra, y la segunda, por que no tiene en cuenta el grado de desarrollo del capitalismo burocrático. Estas concepciones llevan a valorar erróneamente la importancia del papel de las ciudades dentro de la guerra popular, al peso de la clase obrera en la revolución y el papel del campesinado en la lucha democrática.

Séptima Tesis: El problema campesino

Las naciones oprimidas tienen formaciones económico sociales diferentes a los países imperialistas y capitalistas, siendo diferentes la teoría, los principios y los métodos para hacer la revolución. El problema nacional en una nación oprimida como Colombia tiene que ver con la independencia cabal y completa del imperialismo y la conquista del poder para las clases revolucionarias, siendo la esencia del problema nacional el problema campesino, desde el punto de vista de la conformación de ejércitos guerrilleros principalmente de campesinos. Esto es válido aun para naciones donde la población rural no es lo predominante como en Colombia. Es un error estratégico y táctico no considerar las implicaciones del peso de las ciudades y el papel de las masas urbanas en la guerra durante la revolución de la Nueva Democracia, ya que juegan un papel importante y decisivo en la medida que avanza la revolución y se concentra la población en los cascos urbanos.

En Colombia, el desarrollo del capitalismo burocrático ha traído como resultado un alto grado de urbanización y un cambio cada vez más predominante de la población urbana sobre la rural que requiere que los ejércitos guerrilleros incorporen a un mayor número de clases revolucionarias urbanas y suburbanas.

La actual guerra civil revolucionaria, que se desarrolla desde mediados de los 60 hasta hoy, muestra como los problemas democráticos y nacionales en Colombia se juntan en el campo dando lugar a formas de nuevo poder y hacen que los ejércitos guerrilleros tengan actualmente una composición campesina principalmente. En el proceso del "camino de rodear las ciudades desde el campo", los ejércitos guerrilleros han avanzado desde regiones inhóspitas y alejadas a regiones de mayor población y desarrollo capitalista burocrático incorporando en sus filas a otras clases rurales y urbanas dando un carácter más nacional a los ejércitos guerrilleros. Durante los primeros periodos de la guerra civil revolucionaria hasta hoy el escenario principal de la guerra es el campo y la composición del ejercito guerrillero es principalmente campesino. En la última década la guerra civil revolucionaria ha avanzado hacia los ciudades y su desarrollo y culminación victoriosa exigirá un cambio del escenario de la guerra hacia la ciudad y el ejercito guerrillero necesitara incorporar una cantidad importante de obreros, semiproletariado y pequeña burguesía urbana.

Octava Tesis: Lo neocolonial

Después de la segunda guerra mundial, el mundo sufrió cambios debido al desarrollo de las fuerzas productivas del imperialismo, que incidieron en el desarrollo del capitalismo burocrático en las naciones oprimidas, integrando mucho más a los países de Asia, Africa y América Latina a la red mundial del mercado imperialista, destruyendo y manteniendo el semifeudalismo. Adoptando una nueva forma de dominación, el neocolonialismo que ha significado una mayor subyugación de la nación colombiana a los dictados de los imperialistas.

Las formas de dominación neocolonial se han profundizado y desarrollado a partir de 1989 con la destrucción del bloque de la ex. URSS y los cambios sucedidos en Europa y otras partes del mundo y que se resume en las políticas de globalizacion del imperialismo. A este periodo del capitalismo los ideólogos de EU, Rusia, Japón y Europa le dicen "globalización", "mundialización" o "internacionalización de la economía". La "globalización" es el termino usado por los ideólogos del imperialismo norteamericano para describir el dominio del sistema imperialista que implica desarrollo de las fuerzas productivas en renglones de la economía imperialista (telecomunicaciones, robótica, biogenética) y una gigantesca socialización del trabajo. Creando una tremenda desestabilización mundial, fragmentación de las economías sobre todo de las naciones oprimidas y una dura respuesta de la clase obrera y masas populares por todo el mundo contra esta política de saqueo y explotación imperialista.

La forma de dependencia estatal neocolonial que el imperialismo ejerce sobre Colombia significa un mayor control político y una dependencia económica más estrecha, ligada a los intereses del capital financiero del imperialismo, ya que la geopolítica mundial en relación a esferas de influencia, bloques regionales, establecimiento de bases militares y otras formas de dominación y saqueo es para los imperialistas de vital importancia para mantener oprimida y explotada a la nación colombiana.

En lo económico, lo neocolonial se expresa en la dependencia económica que el imperialismo ejerce sobre Colombia, se ha venido acrecentando a partir de la segunda guerra mundial (1945), por medio de los prestamos "ayudas" y otro tipo de inversiones por medio de la banca multilateral, el Fondo Monetario Internacional -FMI y el Banco Mundial, en la década de los 90 como parte de las políticas de globalización del imperialismo, las instituciones de dominación como la Organización Mundial de Comercio - OMC, el Fondo Monetario Internacional - FMI, Banco Mundial - BM y otras están promoviendo unas políticas de mayor control a las economías de América Latina.

En lo político: la independencia política formal, característica de las semicolonias ha venido siendo cada vez más socavada en consonancia con los cambios internacionales después de la II Guerra Mundial e incrementándose en la década de los 90´s. La globalización no destruye las naciones (o como dicen los Estados-Nación), pero si promueve mayores controles opresivos y brutales como los protectorados de la Organización de Naciones Unidas - ONU, las intervenciones militares de todo tipo, la presencia de la Organización de Estados Americanos - OEA, los tribunales internacionales de justicia y principalmente los planes de desarrollo de un país que se trazan desde la Casa Blanca, como es el caso del Plan Colombia, o los planes para países africanos y asiáticos.

En lo militar, la doctrina de Seguridad Nacional promovida por los Estados Unidos durante la década del 70 "contra el enemigo interno" o sea los aliados de la URSS dentro de su bloque imperialista abre paso a mediados de los 80 a la implementación de una nueva estrategia contrainsugente, la Guerra de Baja Intensidad -GBI- pasando a ser el centro de la doctrina militar de los imperialistas en los 90. En el Salvador, Guatemala y Perú se aplicó Guerra de Baja Intensidad y actualmente esta siendo aplicada en nuestro país. En Colombia, los imperialistas están interviniendo para someter a la guerrilla y al pueblo a sus designios, esa es la lógica depredadora del imperialismo yanqui.

En lo cultural, control de masas con los medios de comunicación, operaciones psicológicas, de propaganda y promoción de la Reforma Educativa y contenidos artísticos y culturales anticomunistas y contrarios al sentimiento nacional de los pueblos, generando sentimientos de conformidad y claudicación a las políticas de los imperialistas y sus lacayas clases dominantes.

Novena Tesis: El Estado colombiano

El Estado Colombiano es de dictadura conjunta de la gran burguesía (burguesía burocrática y burguesía compradora) y de terratenientes dominado por el imperialismo norteamericano, un Estado burocrático-terrateniente pro-imperialista que esta en contradicción con las otras clases de la sociedad que oprime y explota al proletariado, al campesinado, al semiproletario y la pequeña burguesía urbana y restringe a la burguesía nacional. El Estado Colombiano es reaccionario, guerrerista, antipopular y antinacional dado el carácter de las clases en el poder y su subordinación al imperialismo norteamericano.

Las clases dominantes colombianas ejercen su dictadura a través de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial. El poder judicial conformado por la Corte Constitucional. Corte Suprema de Justicia, Consejo de Estado, Consejo Superior de la Adjudicatura, Fiscalía y tribunales; el poder legislativo con Senado, Cámara de Representantes, Asambleas Departamentales y Concejos Municipales y; el poder ejecutivo con presidente, ministerios, fuerzas armadas, gobernadores y alcaldías. El poder ejecutivo subordina a los otros dos poderes, concentrando el poder en el Presidente y generando un régimen autoritario.

En la historia política colombiana se han dado las reestructuraciones del Estado por parte de las clases dominantes, reestructuraciones que han tenido y tienen como objetivo adecuar el Estado, sus instituciones y organizaciones, a las necesidades de reprimir a las masas populares, mediar en los conflictos en el seno de las clases dominantes, y entre éstas y otros grupos sociales en conflicto, garantizando el dominio imperialista y la mayor penetración del capital extranjero. Con estas reestructuraciones las clases dominantes buscan consolidar su Estado.

El desarrollo del capitalismo burocrático ha obligado al Estado colombiano a modernizarse, ya que es el instrumento por el cual las clases dominantes orientan la política, la economía y la cultura al servicio del imperialismo, principalmente norteamericano. Sin embargo, por las clases que están en el poder y la sojuzgación del imperialismo, el Estado en sus fundamentos sigue siendo frágil e inestable; la organización de las clases dominantes, es decir, el poder, las fuerzas armadas, los partidos políticos, etc., son relativamente débiles, presentándose una permanente situación revolucionaria (en sus dos formas, estacionaria y en desarrollo) que genera rupturas en el sistema de Estado y surgimiento de nuevo poder. La guerra civil revolucionaria ha creado "vacíos de poder" controlando regiones importantes de la geografía nacional e influenciado o utilizando los viejos órganos de poder como alcaldía y concejos municipales

Décima Tesis: La Revolución de Nueva Democracia

Las revoluciones de Nueva Democracia son propias de las naciones oprimidas por el imperialismo y hacen parte de la revolución proletaria mundial. La revolución de Nueva Democracia es una etapa de transición entre la actual sociedad y la sociedad socialista que busca derrotar al imperialismo, el capitalismo burocrático y el semifeudalismo, además es una estrategia ya que su objetivo es establecer una dictadura de las clases revolucionarias y luchar contra las tres montañas. En el proceso de esa revolución surge el nuevo Estado, la nueva economía y la nueva cultura que se ira imponiendo ante el viejo Estado y la vieja sociedad en la medida que avance la revolución y la guerra revolucionaria. La revolución de Nueva Democracia en Colombia se inicio en 1926 con la aparición de proletarios conscientes de clase orientados por el marxismo-leninismo y agrupados en el Partido Socialista Revolucionario, PSR.

En la etapa de la Revolución de Nueva Democracia se incluyen las luchas reivindicativas de la clase obrera por jornada laboral de 8 horas, estabilidad y por derechos de organización y movilización de las masas campesinas por Tierra y Libertad; de las masas estudiantiles por la educación, de las masas barriales por el derecho a una vida digna, y de todo el pueblo contra la criminalización de la protesta popular y por la defensa de la soberanía. La guerra civil revolucionaria hace parte de esta revolución y es su forma más alta, que ha tenido varios periodos históricos incluyendo el actual, en esta etapa el proletariado, el campesinado, la pequeña burguesía urbana y la burguesía nacional se han levantado en armas contra el Estado burocrático-terrateniente.

Es necesaria la transformación de las relaciones de propiedad (confiscación del monopolio sobre la tierra, las propiedades del capitalismo burocrático y de los imperialistas), el cambio de las relaciones de distribución (a través de un nuevo régimen salarial) y el establecimiento de nuevas relaciones entre los hombres en la producción (aplicación de teorías revolucionarias en gestión y administración de la economía). El cambio de las relaciones de producción exige ir resolviendo por partes el problema del poder, es decir hacer una revolución en la superestructura, tomar el poder para cambiar las relaciones de producción y así liberar las fuerzas productivas sociales y materiales.

Colombia exige una revolución de Nueva Democracia o Democrático Popular de las amplias masas populares, sobre la base de la alianza obrero-campesina dirigida por el Partido Comunista, que luche contra el imperialismo, el capitalismo burocrático y el semifeudalismo, por la independencia nacional cabal y completa de los imperialistas, por la solución del problema agrario y el poder popular revolucionario para el proletariado y masas populares, por medio de la guerra popular prolongada con su medula las bases de apoyo ya sea como guerra civil revolucionaria o guerra de liberación nacional.

Décima Primera Tesis: La guerra civil revolucionaria

Las guerras civiles revolucionarias son la respuesta armada de las masas populares contra la opresión y explotación que sobre ellas han ejercido y ejercen las clases dominantes y el imperialismo. La última Guerra Civil Revolucionaria en Colombia se viene desarrollando desde mediados de los 60, evidenciando el principio de que "la forma principal de lucha es la guerra y la forma principal de organización es el ejercito.." En la actual guerra civil revolucionaria se presenta una deficiencia en la coordinación directa o indirecta de la guerra y las otras formas de lucha y organización de las masas para lo cuál debemos trabajar y entender que "Todas las demás formas, como las organizaciones y luchas de las masas populares, son también muy importantes y absolutamente indispensables, y de ningún modo deben ser dejadas de lado, pero el objetivo de todas ellas es servir a la guerra".(Mao Tsetung. Problemas de la guerra y la estrategia, TII,OE).

La existencia permanente de guerras civiles revolucionarias en la etapa de la revolución de Nueva Democracia en el país ha exigido a los comunistas y revolucionarios que las dirigen ejercer el poder político y económico en las zonas que controlan para poder garantizar el mantenimiento y desarrollo de la guerra. Nuevas formas de poder que existieron de 1948 a 1953 en los Llanos Orientales, en la región del sur del Tolima (Davis) y en ciudades como Barrancabermeja; en 1968 en la región dirigida por el PCC-ml a través de las Juntas Patrióticas de Liberación, y en las regiones controladas por las FARC-EP y el ELN en la actual guerra civil revolucionaria, presentándose formas de cooperación agrícola, que son expresión de la economía de Nueva Democracia y brotes de economía socialista. La existencia de zonas controladas por los revolucionarios donde surge un nuevo poder y una nueva economía es una ley de la revolución.

La revolución de Nueva Democracia en Colombia se esta desarrollando en su forma más alta, la lucha armada, conducida por una parte del proletariado, la pequeña burguesía y la burguesía nacional, revolución democrática que ha adolecido en los últimos tiempos de la dirección de los maoístas. Durante años los maoístas, presos de unas posiciones erróneas enfocamos unilateralmente lo relacionado con las guerrillas y la lucha armada solo viendo el aspecto de "foco" y de "insurreccionalismo", es decir las posiciones militaristas de los organizaciones guerrilleras. En el deseo de deslindar con esas posiciones erróneas, la mayoría de los maoístas propusieron correctamente una guerra popular prolongada pero no tomaron en cuenta la experiencia y el desarrollo de la guerra revolucionaria y especialmente el desarrollo de la actual guerra civil revolucionaria.

Es una exigencia histórica el que debamos aplicar la estrategia de GP y su médula las bases de apoyo, para establecer y desarrollar el poder revolucionario, sustentado en la alianza de las clases revolucionarias. Ni los maoístas ni la actual guerrilla (ELN, FARC-EP, EPL) han logrado el poder en todo el país para el pueblo, luego no se ha destruido todo el Estado Burocrático-Terrateniente, todo el viejo orden social. La actual guerrilla ha venido ganando claridad sobre la importancia del Partido para dirigir la revolución, la necesidad del Frente Unico que establezca un tratamiento correcto con las clases que no hacen parte de las dominantes, pero aunque tiene estrategia militar, presenta dificultad en coordinar las diferentes formas de lucha y organización de las masas con la guerra. Estas deficiencias complican la conducción de la revolución y la guerra revolucionaria.

La situación en Colombia puede presentar nuevos e inusitados problemas que exigen que el PCC-M entienda los procesos políticos y enfrente la lucha de clases en nuevas circunstancias, como intervención directa de tropas extranjeras, gobierno provisional revolucionario o Asamblea Nacional Constituyente. El aplastamiento de la revolución a través de la rendición, claudicación o derrota parcial, sería una grave situación para el pueblo, ya que perdería la posibilidad de su liberación y se enfrentaría con las manos atadas a su verdugo.

Décima Segunda Tesis: El papel del Partido en la Revolución de Nueva Democracia

El Partido Comunista de Colombia - Maoísta, PCC-M,, considera y asume que: 1) Cuando la integridad de la nación colombiana está en peligro, es deber de todo patriota, de todo comunista y revolucionario colombiano prepararse a defenderla, nosotros los comunistas somos internacionalistas pues apoyamos las luchas de los pueblos del mundo y decimos que el patriotismo es la aplicación concreta del internacionalismo en una nación oprimida por el imperialismo. 2) Cuando el pueblo se levanta en armas como respuesta a la cruel opresión y explotación que ejerce sobre él, el imperialismo y las clases dominantes colombianas, es deber de todo comunista y revolucionario participar, apoyar y desarrollar la guerra justa del pueblo, nosotros los comunistas debemos estar al lado de los que luchan por un mundo más justo, ser los más resueltos, valientes y honestos en estas luchas y cumplir con nuestro papel de culminar la revolución democrática, construir el socialismo y llegar al comunismo.

El PCC-M trabajará por fundamentar y desarrollar la construcción de los tres instrumentos a la luz de nuestra ideología científica, el marxismo-leninismo-maoísmo buscando la unidad con las organizaciones comunistas y revolucionarias con el objetivo de dotar al proletariado y pueblo colombiano de un Partido Comunista Unico, un Frente-Estado de las clases revolucionarias y un sólo Ejército Revolucionario. En ese sentido, trabajaremos por la construcción de nuestras propias fuerzas que sirvan para nuestra política de unidad, es decir: a) fortalecer el Partido, b) dotarnos de nuestra fuerza armada y c) desarrollar las organizaciones de masas, las políticas de unidad de acción y establecer órganos de poder.

La búsqueda de la unidad estratégica de los comunistas y revolucionarios requiere de unidades tácticas que garanticen la construcción de los tres instrumentos en el proceso de la toma del poder gradualmente y luego en todo el país. Como maoístas, el PCC-M propugnará por que los comunistas en Colombia tengan como guía ideología el marxismo-leninismo-maoísmo.

Décima Tercera Tesis: El Internacionalismo Proletario

Como internacionalistas definimos que la revolución colombiana hace parte de la Revolución Proletaria Mundial y en este sentido apoyamos las luchas revolucionarias y progresistas de todos los pueblos del mundo, pues los países requieren la independencia, las naciones la soberanía y los pueblos la revolución, así como pugnamos por la reconstitución de la Internacional Comunista.

Es necesario luchar por la unidad latinoamericana contra el imperialismo, principalmente, el norteamericano, pues hemos sufrido la explotación y saqueo de nuestros recursos durante más de 500 años de manera brutal y prepotente por los imperios coloniales y los países imperialistas. Hoy compartimos el sojuzgamiento del enemigo principal de los pueblos del mundo, el imperialismo norteamericano, quien se ha erigido como superpotencia hegemónica única y gendarme de la contrarrevolución mundial a partir de la década de los 90. En este sentido consideramos que es válido el planteamiento de Simón Bolívar respecto a que la unidad latinoamericana ayuda a mantener la independencia y la soberanía conquistadas en cada país.

La necesaria síntesis del Movimiento Comunista Internacional, del Movimiento Comunista en Colombia y América Latina, llama a que los maoístas del siglo XXI, sean capaces de aplicar la ideología científica del proletariado, el marxismo-leninismo-maoísmo, a las condiciones concretas del país y en especial a la necesidad de desarrollarla para que oriente a los comunistas en la resolución de los nuevos y complejos problemas de este periodo difícil para el proletariado y las masas populares.

 

VOLVER A LA PAGINA DE INICIO

Escribanos: pcc-m@iespana.es