Make your own free website on Tripod.com
 
“Proletarios de todos los países, Uníos”
¡POR UN PRIMERO DE MAYO ANTIMPERIALISTA Y REVOLUCIONARIO¡
¡OPOSICION Y RESISTENCIA AL NEOLIBERALISMO, EL FASCISMO Y EL AUTORITARISMO!

1. El Mundo: Lucha Anti-imperialista por el Presente y el Futuro de La Humanidad
Los imperialistas requieren y ansían mayor control y saqueo de todo aquello que pueda significarles una ventaja política, económica y militar en el planeta; sin importarles la destrucción de la vida humana, el medio ambiente, los medios de producción y recursos económicos. Justifican su agresión y rapiña con la “defensa de la democracia y la libertad”. Por eso, las luchas contra el imperialismo se han extendido por todo el mundo y abarcan todas las esferas de la sociedad humana (la ciencia, el arte, la política, la cultura, la educación), la indignación crece ante las guerras de rapiña, la opresión nacional, la discriminación racial, ideológica y religiosa.

La lucha de los pueblos contra el imperialismo, se expresa en las jornadas de insurrección de los inmigrantes y trabajadores en los países imperialistas, las inmolaciones de los palestinos e iraquíes que prefieren morir antes de seguir siendo esclavos, de las luchas violentas y pacificas de los movimientos sociales en rescate de la soberanía nacional amenazada y socavada por las políticas como el TLC, ALCA, Plan Puebla-Panama, Plan Colombia y contra las guerras de agresión, la venta de recursos naturales y de las empresas estatales; y la lucha armada del pueblo por su defensa y por el poder. Las resistencia se esta dando desde la academia, los medios de comunicación alternativos, la literatura y el arte, los parlamentos, los barrios, las fabricas, la calle, el campo y los gobiernos anti-neoliberales. La lucha contra el imperialismo tiende a expandirse y puede traer consigo una situación revolucionaria.

A pesar de que en todas partes se resiste contra la guerra, la opresión y la miseria y se lucha por la igualdad, la libertad, la soberanía nacional y la dignidad, en el mundo se pueden observar seis centros geográficos donde las contradicciones del sistema imperialista y la lucha de los pueblos pueden generar un cambio de correlación de fuerzas inter-imperialista y entre los imperialistas y las naciones oprimidas, estas son: Oriente Próximo (Irak, Irán, y Palestina), Subcontinente Indio y Nepal , en el sueste asiático, América del Sur, Estados Unidos y Francia.

Los países que conforman el Oriente Próximo, poseen las mayores reservas mundiales de petróleo y gas además de una cultura milenaria (costumbres, religión, arte y organización social) diferente a los esquemas occidentales; por ello han venido sufriendo invasiones, presiones y persecuciones que tienen como objetivo apoderarse de sus riquezas naturales, aplastar o reducir su dignidad y; desmembrándolos para conjura la “guerra santa” contra el occidente. Hoy las masas del oriente próximo apoyan y ejercen la lucha guerrillera urbana y rural, las inmolaciones, los incendios contra las sedes de los imperialistas y eligen gobiernos anti occidentales; allí se pelea con las manos, las piedras, las armas y con la misma vida.

En India y Nepal se vienen desarrollando guerras populares que pueden llegar a la toma del poder, su auge en los últimos años se debe al descontento por el papel que ocupan estas naciones en el sistema imperialista, ya que su mayor recurso es la mano de obra barata que garantiza precios muy bajos de las mercancías a nivel mundial, mientras se profundiza la pobreza.

En China, el crecimiento económico esta sustentado en gigantescas inversiones de capitales y en la mano de obra barata concentrando y proletarizando a una gran parte de su población en las grandes ciudades. La toma de conciencia y el estallido de luchas por derechos políticos, sociales y económicos pondrían en jaque a este país y traería cambios importantes en el sistema imperialista.

Los países de América del Sur, son un polo de la lucha antiimperialista a nivel mundial que se extiende desde el cono sur hasta el mar Caribe. Suramérica se levanta desafiante ante el coloso del norte, exclamando: ¡ Otra América es posible¡. Aunque no es igual el avance y las formas de lucha en todos los países suramericanos, es ya una fuerte corriente liderada por las luchas sociales de carácter insurreccional, los gobiernos democráticos y anti-neoliberales y la lucha armada. El imperialismo norteamericano crea obstáculos para la unidad de las naciones, prepara complots para derrocar gobiernos y asesinatos para eliminar lideres políticos, lanza mentiras y amenazas utilizando regimenes entregados como Colombia y Perú.

Las naciones imperialistas no solamente reciben todas las superganancias de la explotación de las naciones oprimidas sino también a los inmigrantes de estas, que desesperados por las condiciones económicas y políticas dejan sus tierras para buscar trabajo y defender sus vidas en los países imperialistas. El estigma de los desposeídos los sigue hasta las grandes urbes, son perseguidos por su condición, explotados por los patrones y victimas de la xenofobia, el racismo y las leyes discriminatorias. Hoy se levantan en Estados Unidos, Francia y Alemania, estremecen las bases imperialistas, ya que son los trabajadores despreciados pero necesarios. Incendiarios, marchantes, bloqueadores por la dignidad humana y por dejar de ser ciudadanos de tercera clase. Es de destacar la lucha de los jóvenes contra las leyes laborales francesas que atentan contra los derechos económicos de los trabajadores.

En resumen, una economía global que genera graves problemas sociales de inequidad y sobreexplotación y daños al medio ambiente, aunado a la creciente incorporación de las masas a la lucha contra el opresor llevaran a una crisis global de carácter político, económico y social que traerá profundos cambios en los regimenes políticos, en el sistema imperialista y en los pueblos del mundo..

2. Colombia: Oposición al avance del Fascismo y el autoritarismo de Álvaro Uribe Vélez y los capitales financiero especulativo y narcoparamilitar y multinacionales imperialistas que lo sustentan
El régimen político y económico actual, es producto del acuerdo entre los grandes terratenientes y una parte importante de la gran burguesía que se han fortalecido a partir de las jugosas ganancias de los cultivos ilícitos y la creación de ejércitos privados (paramilitares) y a los capitales y dineros provenientes del capital financiero especulativo, todos ellos apoyados por los capitales de las multinacionales imperialistas. Hoy en Colombia, cerca del 90% de la tierra productiva esta en manos del 5% de propietarios, el sector financiero en el 2005 obtuvo ganancias de 5.5 billones de pesos que contrasta con los altos índices de pobreza y miseria y los cultivos ilícitos aumentaron.

Las clases dominantes en el poder tienen como forma de lucha la eliminación de todo lo que se convierta en obstáculo en su concentración de los medios de producción y la vida, ya sea a través de la supresión de derechos políticos, económicos y sociales y/o los asesinatos, masacres, amenazas, desplazamientos y desapariciones, así el país tiene uno de los índices más altos en violación de derechos humanos en el mundo.

El ascenso al poder de Álvaro Uribe Vélez en el 2002, fue un triunfo para el sector del narcotráfico y el paramilitarismo y del sector de la gran burguesía financiera especulativa que se había venido consolidando por la fuerza de las armas, los medios de comunicación, la Iglesia oficial y por una serie de ideólogos que le hacen apologías a un único pensamiento, un solo partido y un solo jefe, sin parlamento, corte suprema, cortes constitucional, etc. o totalmente supeditado al presidente, revestidos de un figura gamonal que llama a la sujeción a la persona y a la distorsión de la realidad. Más claramente un fascismo colombiano con una gran dosis de autoritarismo. Un país que ha estado al ritmo de las elucubraciones, mentiras, pataletas y revanchas de un conocido generador y protector del paramilitarismo, vinculado familiar y personalmente con los grandes capos del cartel del Medellín.

La reelección es una necesidad para los sectores de clases dominantes que representa Uribe, ya que aún falta tiempo para legalizar los dineros y el capital del narcotráfico y del paramilitarismo, definir la nueva inversión de capitales, garantizar la firma al TLC y la reorientación del aparato productivo de acuerdo a los intereses de los imperialistas y las clases dominantes; llegar acuerdos sobre la extradición con los Estados Unidos y eliminar los aspectos democráticos de la Constitución del 91.

A diferencia del 2002, las amplias masas interesadas en la política han venido saliendo del “embrujo uribista”, gracias a las luchas internas en el seno de las clases dominantes y en el uribismo y de las campañas de la oposición democrática que han permito mostrar la realidad y bajeza del presidente, sus representados y su gabinete (recordar las denuncias al ex director del DAS, al Jefe de la campaña de Uribe en la costa, los dineros de la gata…) y la denuncia permanente de los atropellos desde todos los sectores que luchan por democracia, soberanía y dignidad. Sin embargo, hay una gran franja de la población que se mantiene distante de la política en una actitud no transformadora y pasiva que le sirve a la derecha representada en el actual gobierno para que se plasme en totalidad su proyecto fascista y narcoparamilitar a nivel nacional.

Independientemente, desde donde se luche (campo, ciudad, barrio, fabrica, universidad, colegio, la calle) y como se luche (armada, protesta popular, académica, electoral, sindical y demás), es necesario que una mayor cantidad de personas despierten a la lucha política y se adhieran a la oposición al régimen para debilitarlo y construir una alternativa democrática que permita abrir pasos a soluciones más revolucionarias por la construcción de un Gobierno Democrático Revolucionario y del socialismo. La indiferencia, el desgano por el futuro, no es una salida para el país; ahora, o mañana hay que solucionar los problemas de Colombia, mejor antes que nunca. Es necesario esforzarnos por convencer en la necesidad de la resistencia contra el fascismo, el paramilitarismo y el imperialismo y en la construcción de una nueva sociedad colombiana, despertar el espíritu de sacrificio, de servicio al pueblo y el heroísmo para cumplir nuestras tareas.

Los comunistas deben promover, impulsar, desarrollar y ayudar a coordinar las diferentes formas de oposición al régimen y para impedir el avance del fascismo y el autoritarismo. No siendo el centro en este momento la discusión de la validez o no validez de una u otra forma de lucha. Las formas de lucha y organización son medios para lograr objetivos políticos y no es el fin; a pesar de que siempre habrá formas más contundentes que otras, ya en luchas políticas y/o concretas o para la culminación de las tareas democráticas y la construcción de la sociedad socialista.

Debemos prepararnos para las lucha por la Defensa de las Libertades Democráticas, Contra el TLC, las reformas a la Constitución del 91, la nueva reforma tributaria y demás reformas antipopulares, la continuación de las fumigaciones, la venta de los recursos naturales, la militarización de las ciudades y universidades; todo esto hace parte de las luchas hoy contra el fascismo, el autoritaritarismo y el imperialismo.


¡ Viva el primero de Mayo,
Internacionalista y Revolucionario!

¡Vivan las Luchas de los pueblos del mundo,
Contra el imperialismo y sus lacayos!

¡Abajo el régimen fascista y autoritario de Álvaro Uribe Vélez!

Colombia, Primero de mayo de 2006

PARTIDO COMUNISTA DE COLOMBIA MAOISTA

PCCM